Thursday, March 19, 2009

WAITING

I look
I look real good
I like what I see
And when her eyes move
I move mine

Away…..

I don’t stare
I don’t want to tare
I do care

How your beauty travels
This short distance
Between us

You & me

So I look away
Try to focus my eyes
In nothing in particular
Just and excuse
To avoid your glance

A pretext
Not to follow
The miraculous light
Of your semblance

A reason
Not to be wounded
By your splendor

I look back and
Its too late
Your delightful face
Next to my chest
Too close
To my heart

6 comments:

Dd said...

dicen que las heridas que causa la belleza son benéficas.. si uno se deja doler y sanar. dicen que duele la luz en los ojos. al salir de la caverna. dicen. que si uno se queda..


pero yo. no sé nada.

Martínez said...

¿Y cómo sanan las heridas de belleza?

Dd said...

con agua de mar.
con fe. esa gran ventaja. y veracidad para con uno mismo.
dicen. que en momentos así el camino. es no disimular. reconocerse el dolor. aceptarse la herida. y llorarse. si hace falta.
como agua de mar.
con perspectiva. que no distancia.
con serenidad. que no es huida.

digo que dicen. yo no sé nada.
;)

ScrinS said...

Este poema me ha llamado especialmente la atención, por el título creo que es ESPERA, me he entretenido traduciendo como puedo :o) y hay una parte que me gusta especialmente, cuando evitas su mirada con un pretexto, no quieres ser alcanzado por su esplendor por miedo quizás? pero miras hacia atrás y temes que sea demasiado tarde.
Parece un gran amor o una forma grande de expresar el amor.
Afectos

ScrinS said...

Recién veo que tienes mi enlace!, cerraba el blog y lo he visto, una bella sorpresa. Gracias
Afectos

Martínez said...

Dd:

Sí, el agua del mar cura las heridas... el canto del mar serena el alma... gracias por tan importante recordatorio... existen las sirena que informan a los marineros.

Scrins:

Gracias por el comentario. Sí, creo que es un poema de amor, un poema que intenta navegar por los las peligrosas corrientes de la pasión, un poema que pretende negociar un fideicomiso de sentimientos.